Un juzgado de instrucción investiga un chat de policías en el que hubo amenazas de muerte a Carmena