Rubalcaba pide un diálogo “franco” para fijar objetivos