Rubalcaba defiende el voto directo de los militantes y las primarias abiertas