El aeropuerto de Castellón, el legado más ruinoso de Carlos Fabra