Rivera, la única correa de transmisión que le queda a Rajoy