Aguirre cree que en la sucesión en el PP de Andalucía ha actuado el dedo divino de Rajoy