Adolfo Suárez, a la espera del fatal desenlace