Varias ciudades españolas se ofrecen para acoger a los refugiados