La abdicación del rey es la gran oportunidad para dar el paso a la República