El Rey firma su abdicación