El escaso apoyo a la huelga de jueces en Madrid y Barcelona