Un escándalo en Alemania trunca trayectorias políticas