La ministra Carme Chacón, la nueva víctima del Photoshop