Chaves y Griñán, al banquillo