El coche eléctrico se convierte en pieza clave en la movilidad de las grandes ciudades