Susto y música en la campaña electoral americana