La propuesta ganadora de Trump: americanización y no globalización