Rajoy, dispuesto a "escuchar y hablar, pero no a liquidar la ley"