Fernández Díaz une la guerra de banderas con la falta de respeto a la ley de Mas