Mas advierte que si el Estado no negocia se quedaría con la deuda catalana