Los partidos catalanes se gastarán 9,5 millones de euros en la campaña