Rajoy, recibido con abucheos y gritos de "independencia" en Reus (Tarragona)