El segundo en llegar al debate, Pablo Iglesias, sin corbata y en coche