Rajoy marca su camino en Barcelona tras el 26-J