Los atriles y el aire acondicionado, preocupaciones de los asesores