Pedro Sánchez, llega sonriente al debate