Las armas de seducción de los políticos en campaña electoral