Nacionalistas vascos y catalanes afrontan las generales como una nueva etapa