Los resultados electorales obligan a los partidos a entenderse