Los partidos sacan la calculadora de los pactos y fijan sus hojas de ruta