Los partidos prevén gastarse algo más de 30 millones de euros en la campaña electoral