Cataluña entra de lleno en la campaña marcada por el desafío soberanista