Rajoy sigue con su agenda tras su agresión