Rajoy continúa con su agenda a pesar de la agresión en Pontevedra