Las playas de Pontevedra, llenas en mayo