El ozono "malo" aumenta por las altas temperaturas y la contaminación