'Prometo no dar más agarrones', el terreno donde sí se respeta el juego