Arranca la batalla por la supresión de los deberes