Cantabria estrena la primera semana de vacaciones de su polémico calendario escolar