La telefonía móvil pierde 68.000 líneas y la banda ancha prosigue su escalada