La troika confirma el fin del rescate pero desconfía de la salud de la banca