Casi una treintena de empresas deciden trasladar su sede social fuera de Cataluña desde el referéndum