Unos inversores confunden una empresa con Snapchat y disparan su valor en Bolsa