La tractorada de Murcia colapsa la ciudad y arranca una oferta de diálogo