Los trabajadores de Coca-Cola denuncian una carga policial