El temor a una nueva recesión hunde las bolsas