Los propios taxistas condenan los ataques a coches de Uber y Cabify durante el primer día de huelga en Cataluña