La bajada de sueldos acentúa el riesgo de pobreza de los trabajadores y sus familias