Aumenta el precio de los carburantes, el gas, la vivienda, el alcohol o el tabaco