El recibo de la luz baja un 15% en una semana gracias a la lluvia y el viento